post

¿En qué consiste el mantenimiento de un electrodoméstico?

El concepto de mantenimiento implica perdurabilidad. Se basa en una serie de operaciones básicas, realizadas con el fin de garantizar la conservación de la caldera para asegurar su buen funcionamiento y evitar las posibles reparaciones que puedan ser necesarias por el mal uso de los equipos. Tener que llamar a un servicio técnico para solicitar asistencia técnica de mantenimiento o de reparación cuesta el mismo esfuerzo, pero no el mismo precio, además de las consiguientes molestias ocasionadas al propietario al no disponer, temporalmente, de las prestaciones por las que pagó al comprar el aparato.

Existen dos tipos de mantenimiento:

1Mantenimiento correctivo. Consiste en las acciones puntuales que son realizadas para corregir cualquier defecto a raíz del uso, por agotamiento de su vida útil o por algún factor de origen externo, de los distintos componentes, piezas o materiales que constituyen el aparato o el dispositivo en cuestión. Esto permite su restauración o renovación para recuperar su funcionalidad. A su vez se dividen en: mantenimiento correctivo contingente y mantenimiento correctivo programable.

- El mantenimiento correctivo contingente y va referido a las actividades realizadas de forma inmediata porque el servicio de mantenimiento ha sido abandonado y hay que actuar como una emergencia ante desajustes o malfuncionamientos del electrodoméstico. Así que las operaciones que se llevan a cabo son para recuperar la eficacia en el funcionamiento del aparato mediante ajustes provisionales indispensables hasta su ajuste definitivo.
- El mantenimiento correctivo programable está orientado a las funciones de los equipos que no son consideradas como imprescindibles para el buen funcionamiento de la máquina. Para ello se programa su examen, normalmente por cuestiones económicas, para corresponderse con futuros trabajos de mantenimiento o de revisión.

2Mantenimiento preventivo. Consiste en las evaluaciones y revisiones que se realizan cada cierto tiempo con el fin de prever posibles fallos en el funcionamiento o en la eficacia del trabajo de un electrodoméstico dado. Este tipo de mantenimiento evita tener que solicitar un mantenimiento correctivo o incluso un servicio de reparación.

Sus principales ventajas son:

  • - Asegura que los electrodomésticos funcionen en las mejores condiciones pues se les ajusta periódicamente para su buen trabajo.
  • - Aumenta la vida útil del electrodoméstico y de las instalaciones.
  • - No crea molestias por las paradas indeseadas del aparato en el hogar y el tiempo de espera a un servicio técnico (supongamos la avería de un frigorífico y la consiguiente pérdida de los alimentos almacenados en él).
  • - Lo expuesto repercute económicamente en tanto que evita averías y garantiza el gasto energético adecuado.

Trackbacks

  1. [...] electrodomésticos en general, ha propiciado una segunda industria auxiliar de mantenimiento de los electrodomésticos, fuente de numerosos puestos de trabajo tanto en la fabricación de piezas como en la reparación [...]

Para comentar debe estar registrado.

%d bloggers like this: